Semana del DOMUND 2021

Cartel de la campaña del DOMUND 2021

El día 24 de junio la Iglesia universal conmemora la extraordinaria labor misionera por medio de la celebración del día del DOMUND. El papa Francisco nos recuerda que tenemos que abrir nuestro corazón para dejarnos tocar por Dios y pone como ejemplo el trabajo que los misioneros y misioneras hacen por el mundo. Y es que, el espíritu misionero refleja el Amor de Dios con mayúsculas, es un modo de vida de incondicional entrega a los demás.

Hoy hemos tenido el inmenso honor de tener en nuestro Colegio a Sor Pilar, una misionera de la orden de las Carmelitas que lleva cincuenta y siete años dedicada a los más desfavorecidos. De entre sus destinos destacan Filipinas, donde tuvo la mayor parte de su misión, Nigeria y Kenia; entre otros.

Sor Pilar y María, nuestra Coordinadora de Pastoral

Sor Pilar nos pide que vivamos como personas que están cerca de Jesús y que nuestras vidas sean reflejo de la presencia de Dios en nuestros corazones. Nos invita a reflexionar sobre nuestras vidas para valorar todo lo que tenemos, ella nos dice: “Apreciad y valorar todo lo que tenéis: comida, libros, escuela, padres; para que al final lleguéis a ser personas responsables”.

Sor Pilar

El testimonio de nuestra misionera puede ayudarnos a responder a una pregunta trascendental: ¿Qué quiere Dios de nosotros? Y para eso es fundamental, como nos dice ella, “escuchar a Jesús, tenemos que ser capaces de quitar el ruido para escucharle.” Porque Jesús nos habla continuamente desde nuestro corazón y desde la voz de las personas.

Sor Pilar junto a un grupo de alumnos de 6º de Primaria

La labor misionera es fundamental para el mundo, Sor Pilar nos recuerda que ese carisma puede y cambia el mundo. Por esa razón nos pide dos cosas: la primera es que recemos por todos los misioneros y misioneras para que sigan encontrando la fuerza de seguir a Jesús en la misión y la segunda es colaborar con las obras misioneras aportando nuestro granito de arena.

Sor Pilar junto a María, Coordinadora de Pastoral en la clase de 4ºESO

Gracias por ser la voz a los que no tienen voz. Gracias por tu entrega. Gracias por tu misión. Mil gracias, Sor Pilar. Te deseamos la mayor de las suertes y esperamos poder volver a verte pronto.

“Acordaos que lo más importante del día del DOMUND es encontrarse con Jesús, pedirle a Dios que nos ilumine, lo más importante es ser buenas personas.” Sor Pilar.

¡Feliz día del DOMUND!

Logotipo del DOMUND 2021

San Vicente de Paul, el “Padre de los más necesitados”

«El amor es creativo hasta el infinito»

“¿Qué nuevo triunfo cantan hoy los cielos? ¿Qué nuevo aplauso los santos tributan? ¡La luz del Clero, el Padre de los Pobres brilla en la Gloria!”

Hoy, 27 de septiembre, la Familia Vicenciana se une a este himno para gritar al mundo una gigantesca acción de gracias a Dios por el testimonio de vida que nos ha dejado el gran santo de la misión y de la caridad.

Celebramos la festividad de San Vicente de Paul, nuestro patrono y nuestro guía. Un hombre que dedicó su vida a ayudar a los más necesitados y olvidados de la sociedad, los pobres. Su vida fue reflejo de Amor sin medida. Este curso, los centros de las Hijas de la Caridad tenemos como valor anual el Amor. Por eso, debemos tener aún más presente el mensaje que nos legó nuestro fundador y utilizarlo como faro.

El mundo puede sentirse orgulloso de tener como intercesor un santo como él. Un santo que como nos recuerda su himno, es proclamado por los pobres como “Padre y Amigo”.

Te damos gracias, San Vicente, por habernos dado un corazón que acoge a los demás. Te damos gracias por el don que nos regalas todos los días de formar hombres y mujeres desde la educación y la libertad. Te damos gracias porque tu testimonio de Fe nos permite tener como bandera el respeto, la caridad, el amor y la amistad.

Hoy la familia Vicenciana le pedimos que tome nuestras vidas y las haga de nuevo porque queremos ser un vaso nuevo. También le pedimos que nos de la limosna de su mirada y el coraje de atrevernos a mirar como él porque, si lo conseguimos, haremos de este mundo un lugar donde no habrá ni tristeza, ni lágrimas, ni dolor, ni injusticias; sino alegría, esperanza, tranquilidad y justicia.

¡Gracias por tanto San Vicente!